La receta fácil y perfecta de los buñuelos de carnaval: tradición y deleite.

El carnaval, período de alegría y festividades, se celebra en muchas culturas alrededor del mundo. En Francia, esta tradición se destaca especialmente por la preparación de platos específicos, entre los cuales los buñuelos de carnaval ocupan un lugar destacado.

Estas pequeñas delicias azucaradas, llamadas de diferente manera según la región (bugnes, maravillas, oreillettes…), son un imprescindible en las festividades. Sumérjamonos juntos en el universo de estos placeres estacionales, entre tradición y gula.

Origen y tradiciones

Los buñuelos de carnaval están arraigados en una tradición histórica que se remonta a la antigüedad. Originalmente, marcaban el fin del período de ayuno de la Cuaresma. La receta, simple pero deliciosa, permitía utilizar los ingredientes grasos (como la mantequilla y los huevos) que debían consumirse antes del comienzo de la Cuaresma. Hoy en día, aún simbolizan la alegría y la abundancia que preceden a un período de sobriedad.

Una receta festiva

Ingredientes

Para alrededor de 50 donas:

  • 500 g de harina
  • 100 g de azúcar
  • 100 g de mantequilla suave
  • 3 huevos
  • 10 cl de leche tibia
  • 1 paquete de levadura de panadero (7 g)
  • 2 cucharadas de ron o de flor de azahar
  • Ralladura de un limón (opcional)
  • 1 pizca de sal
  • Aceite para freír

Preparación

  1. Mezcla de ingredientes secos : En un gran tazón, mezcla la harina, el azúcar y la sal. Haz un hueco en el centro para verter los otros ingredientes.
  2. Preparación de la masa : Disuelve la levadura en la leche tibia. Agrega esta mezcla, los huevos, la mantequilla suave, el ron (o la flor de azahar), y la ralladura de limón al pozo. Amasa hasta obtener una masa homogénea. Deja reposar la masa cubierta con un paño limpio en un lugar cálido durante aproximadamente 2 horas, hasta que doble su volumen.
  3. Forma y fritura: Extienda la masa sobre una superficie ligeramente enharinada hasta obtener un grosor de aproximadamente 5 mm. Corte los buñuelos con un cuchillo o una rueda de repostería en la forma deseada. Fríalos en aceite a 180°C hasta que estén bien dorados, luego escúrralos en papel absorbente.
  4. Acabado : Espolvoree los buñuelos con azúcar glas antes de servir.

Consejos y variantes

  • Aromatización : El ron se puede reemplazar por agua de azahar o ralladura de naranja para variar los sabores.
  • Cocción : Para una versión menos grasosa, algunos eligen hornear sus donuts a 180°C, hasta que estén dorados.

Las rosquillas de carnaval son más que una simple golosina; son el reflejo de una rica tradición y un momento de compartir en familia. Cada bocado nos transporta a un universo de festividades, recordándonos la importancia de celebrar los momentos alegres juntos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *