Construir tu propia pérgola de la A a la Z: 8 consejos prácticos indispensables para no equivocarte

Construir una pérgola puede transformar su jardín en un rincón de paraíso donde se encuentran el descanso y la estética. Ya sea que necesite sombra para sus plantas o un espacio amigable para recibir a amigos, esta guía completa le proporcionará toda la información necesaria para llevar a cabo este proyecto siguiendo pasos bien definidos y consejos prácticos.

Elegir la ubicación correcta para su pérgola

La elección de la ubicación es crucial para garantizar que su pérgola se integre armoniosamente en su espacio exterior mientras optimiza su uso. Para seleccionar el mejor lugar, primero considere las áreas que ya tienen una base plana y estable. Si es necesario, hacer algunos ajustes en el terreno puede simplificar enormemente la construcción.

  • Luz natural: Una exposición equilibrada a la luz garantiza un uso agradable durante todo el día.
  • Protección contra los elementos: Ten en cuenta la dirección dominante de los vientos y la exposición a la lluvia para elegir un lugar protegido.
  • Accesibilidad: Piense en cómo la pérgola se conectará con otros espacios como la casa, el jardín o la terraza.

Materiales necesarios: ¿madera, metal o PVC?

La selección de los materiales de construcción afectará no solo la estética sino también la durabilidad y el mantenimiento de su pérgola. Cada material tiene sus propias ventajas y desventajas, haciendo de esta elección un paso esencial del proyecto.

La madera a menudo es preferida por su aspecto cálido y natural. Existen varios tipos de madera adecuados para construcciones exteriores como el pino tratadoen autoclave, el cedro o incluso el roble.

  • Ventajas: Estéticamente agradable, adaptable y fácil de trabajar.
  • Desventajas: Requiere un mantenimiento regular como la aplicación de barniz o pintura para evitar el deterioro debido a las inclemencias del tiempo.

El metal, principalmente el aluminio y el acero inoxidable, ofrece una opción moderna y duradera.

  • Ventajas: Extremadamente resistente a las condiciones climáticas, requiere poco mantenimiento.
  • Desventajas: Costo más alto, posible complejidad durante el corte y el ensamblaje.

El PVC es una alternativa económica y ligera, ideal para aquellos que buscan una solución rápida y sin complicaciones mayores.

  • Ventajas: Fácil de instalar, ligero y requiere muy poco mantenimiento.
  • Desventajas: Puede ser menos estéticamente agradable y menos duradero que un material como el metal o la madera.

Las autorizaciones necesarias

Antes de comenzar la construcción, es obligatorio verificar las regulaciones locales con respecto a las autorizaciones de construcción. Puede ser necesario presentar planes para su aprobación, especialmente si su pérgola supera un cierto tamaño o si está cerca de los límites de la propiedad.

Consulte a tu ayuntamiento para saber si necesitas un permiso de construcción o simplemente una declaración previa de obras. En algunos casos, como en las zonas protegidas, se pueden aplicar restricciones específicas. Obtener esta información desde el principio te evitará futuros inconvenientes.

Planificación y creación de planes

Un plan detallado es indispensable para el éxito del proyecto. Puedes crear tus propios planes o utilizar modelos existentes en forma de planes PDF descargables en línea. Los planes deben incluir todas las dimensiones, los ángulos y la ubicación de los soportes principales.

  1. Medidas precisas: Asegúrate de que todas las medidas sean exactas para que todas las piezas encajen perfectamente.
  2. Herramientas necesarias: Enumere todas las herramientas que necesitará para cada etapa de la construcción.
  3. Presupuesto: Establezca un presupuesto realista que incluya los costos de los materiales, las herramientas y posiblemente los gastos de autorización.
  4. Tiempo de trabajo: Planifica el tiempo necesario para cada etapa para gestionar eficazmente tu horario.
©Daniel McCullough/ Unsplash

Preparación del sitio y fundaciones

Para garantizar una estructura estable y duradera, es imperativo preparar correctamente el sitio. Esto incluye el nivelado del terreno y la preparación de las fundaciones.

Cavar hoyos para los postes de soporte a una profundidad suficiente (aproximadamente 60 cm) asegurará la solidez de la estructura. Puede ser ventajoso verter pilotes de hormigón para estabilizar los pies de la pérgola, especialmente si el suelo es inestable.

Ensamblando la estructura

El montaje de la pérgola debe seguir un orden lógico para evitar problemas estructurales. Comienza por los postes principales, seguido por las travesías antes de abordar los detalles de acabado.

Postes: Fíjelos firmemente en los agujeros previamente excavados. Utilice un nivel de burbuja para asegurarse de que todos estén perfectamente verticales.

Travesaños : Instale los travesaños horizontales que conectan los postes. Estos deben estar firmemente fijados con tornillos o pernos apropiados.

Montos adicionales : Agregue montos diagonales para reforzar la estabilidad de la estructura. Estos ayudarán a prevenir cualquier movimiento lateral.

Vestir y embellecer su pérgola

Una vez terminada la estructura principal, es hora de pensar en los toques finales como el revestimiento y las opciones de embellecimiento. Una variedad de materiales se puede utilizar para cubrir el techo de la pérgola:

  • Telas estiradas: Ideales para un estilo bohemio y para dar sombra de manera efectiva.
  • Plantas trepadoras : Transforma tu pérgola en un refugio vegetal con plantas como la hiedra o la madreselva.
  • Láminas orientables : Ofrecen una solución de alta tecnología para controlar la luz y la ventilación.

Además del revestimiento, considera elementos decorativos como la iluminación LED para veladas agradables, cortinas para añadir un toque de intimidad o incluso muebles cómodos para completar la experiencia de tu nuevo espacio exterior.

Mantener su pérgola

Un mantenimiento regular es esencial para preservar el aspecto y la funcionalidad de su pérgola a lo largo de los años. El tipo de mantenimiento depende en gran medida del material elegido.

Madera: Aplique una capa de tinte o barniz resistente a los rayos UV cada dos años. Inspeccione regularmente las áreas propensas a pudrirse.

Metal: Verifique las conexiones y tornillos para detectar cualquier rastro de óxido. Trate inmediatamente con un producto antióxido y aplique una nueva capa de pintura si es necesario.

PVC : Simplemente limpia con agua jabonosa para mantener un aspecto nuevo. Verifica ocasionalmente las conexiones para asegurarte de que siguen siendo seguras.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *